Sentimiento-alimento, deleite de la vida.

Durante estos años de trabajo me he dado cuenta de algo muy triste.

No tenemos una buena relación con los alimentos, vivimos buscando una perfección que es absurda, y nos tragamos toda la mierda que nos mandan los “influencers” vendiendo su vida supuestamente perfecta.

 

La comida es amor, pues está relacionada con seres queridos y con momentos felices.

¿Apoco no haz comido algo en específico que te recuerda un momento de tu infancia que te hizo feliz?

Te aseguro que acabas de pensar en ese momento y ese alimento.

Y así hay mil alimentos más que te harán feliz, que mejorarán tu humor en una ocasión de tristeza.

 

Cada vez llegan más personas a mi consultorio pidiéndome un cuerpo perfecto, un cuerpo de revista. Llegan tanto hombres como mujeres con fotos de las personas con ese cuerpo, y expresan que están dispuestos a todo con tal de llegar a ese cuerpo y no importa el rendimiento que tengan, no importa si ya les salió su muscle ups, front lever, back lever, etc.

Excelentes atletas que no están conformes, no porque quieran llegar a más, sino porque todavía no consiguen ese cuerpo intachable que les vendieron por medio de las redes sociales o las películas. Esos cuerpos que consiguen a costa de procesos extremos, que ponen en riesgo su salud y que no pueden mantener por más de un día de grabación o sesión fotográfica.

Rompiendo toda bonita relación con los alimentos por algo que no vale la pena.

 

Así que decide ser feliz hoy, no te dejes convencer por todo lo que vez, pues existen más trucos de los que tú crees para verte fuerte, más a través de la pantalla.

 

Come en paz y cuida tu enfoque.

¿Por qué comer para estar marcado y no comer para sentirse bien?

Aliméntate de manera saludable, haz tu ejercicio, pero cambia tu enfoque, ahora no es por el cuerpo por fuera, ahora es porque te quieres y quieres lo mejor para tu cuerpo, no porque quieres parecerte a Zac Efron o a tu artista “influencer” favorito.

Si, si, si, todos queremos estar marcados y vernos “fit”. Es la tendencia de hoy, pero te juro que si guardas la calma, comes saludable y entrenas, todo va a llegar. Solo tienes que ser paciente, recuerda que Roma no se construyó en un día, y que se necesita tiempo para que tu cuerpo se adapte, gane fuerza y de los frutos que buscas.

 

Ten presente que tu vales mucho más que ese cuerpo perfecto, ámate y saborea cada alimento, porque comer es uno de los placeres más sencillos que tiene la vida y que si pones atención y haces una pausa y dejas de vivir clavado en el trabajo, esa sopita que te comes diario..... deleite de la vida.